NUEVAS NORMAS: APLAZAMIENTOS Y FRACCIONAMIENTOS

La nueva normativa ya en vigor ha LIMITADO LOS SUPUESTOS EN LOS QUE ES POSIBLE PEDIR APLAZAMIENTO/FRACCIONAMIENTO de modo que, si un contribuyente presente declaraciones de retenciones (Modelo 115 derivadas del alquiler, Modelo 111 de trabajo o actividades económicas), IVA e Impuesto sobre Sociedades, SÓLO CABRÍA la posibilidad de aplazar el pago del IS.

Por ello, ya no será posible aplazar el pago de las autoliquidaciones del IVA del 4º trimestre de 2016 a presentar en enero de 2017.

 

DETALLE DE LA NUEVA NORMATIVA:

En concreto, se amplían los supuestos en los que la deuda tributaria no puede ser objeto de aplazamiento o fraccionamiento a los siguientes:

  • Retenciones e ingresos a cuenta en todo caso. Se elimina, por tanto, la excepción normativa que contemplaba la Ley que abría la posibilidad de aplazamiento o fraccionamiento de estas deudas.
  • Las liquidaciones que resulten de la ejecución de resoluciones firmes total o parcialmente desestimatorias (en vía administrativa o judicial) cuando previamente hayan sido suspendidas durante la tramitación del correspondiente recurso o reclamación en sede administrativa o judicial.
  • Las derivadas de tributos que deban ser legalmente repercutidos salvo que se justifique que las cuotas repercutidas no han sido efectivamente pagadas, no existiendo a la fecha un desarrollo de esta excepción ni de los medios para acreditar esta circunstancia.
  • Las correspondientes a obligaciones tributarias que deba cumplir el obligado a realizar pagos fraccionados del Impuesto sobre Sociedades.

 

Lo anterior sin perjuicio de lo dispuesto en la disposición transitoria única del Real Decreto-ley 3/2016 según la cual los aplazamientos o fraccionamientos cuyos procedimientos se hayan iniciado con anterioridad al 1 de enero de 2017 se regirán por la normativa anterior a dicha fecha.